Image default
Portada » Al rey mato
Uncategorized

Al rey mato

Este texto pertenece al sitio Ruta Norte Laguna, de Jaime Muñoz Vargas, y se comparte por aquí con autorización de su autor.

Debajo de mi manto, al rey mato” significa, a trazo muy grueso, que en casa propia cada quien puede hacer de las suyas. El dicho es viejo, de origen español, tanto que fue usado por Cervantes: “El primer refrán del Quijote I aparece en el Prólogo y, significativamente, es ‘Debajo de mi manto, al rey mato’ (I, Prólogo, p. 51 ). Este refrán en su nivel metafórico, como todos los refranes, expresa una generalización que se aplica a una situación determinada, en donde el manto no es literalmente un manto, ni el rey un rey; el manto representa lo que puede cubrir, proteger, esconder, y el rey se presenta como la metáfora de lo más poderoso e infranqueable, lo intocable, la autoridad, la censura”, comenta Nieves Rodríguez Valle, de la UNAM.

Dada la recién estrenada realidad del confinamiento y las reuniones a distancia por la vía de Zoom, Meet, similares y conexos, no ha sido infrecuente la comisión de actos vinculados al dominio de lo privado pero hechos públicos debido a la enorme capacidad de indiscreción que tienen las cámaras y los micrófonos disponibles para la comunicación remota desde el hogar, dulce hogar. De hecho, antes de la pandemia ya había notables indicios sobre la capacidad de tales sistemas para exhibir situaciones domésticas en marcos públicos, como aquella en la que las hijas del profesor Robert Kelly entran a la habitación mientras él ofrecía una entrevista a la BBC. Algo similar, también en entrevista para la BBC, ocurrió con Clare Wenham, quien sorteó con más solvencia la prolongada interrupción de su hija y el dibujo del unicornio.

Con el enclaustramiento, sin embargo, la frecuencia de estos casos se ha multiplicado. En todas partes hay reuniones y en todas ellas no escasea, leve o grave, el desaguisado tragicómico. La semana pasada, basten estos ejemplos, supe de dos que ilustran el fenómeno. En México, una maestra de la UJED se hizo repentinamente famosa por tratar a sus alumnos como en los tiempos ya idos de la docencia castrense. No sin ingenuidad, pues sus alumnos son universitarios y obviamente podían grabarla, en sus sesiones de Zoom soltaba latigazos verbales como teniente a la soldadesca. La denuncia no demoró y al parecer las autoridades de la UJED tomaron la única medida pertinente: suspender a la profesora que se pasó de tueste.

El otro caso aconteció en Argentina. Un diputado federal sesionaba en Zoom junto a sus pares y mientras otro hablaba, apareció en cámara su novia, le bajó el escote y le besó una teta. Como su sistema se había caído, el legislador no advirtió que la señal había vuelto y supuso que estaba fuera de cámara cuando propinó a la chica el lactancioso mimo. El escándalo, ciertamente hipócrita, no tardó en estallar y derivó en la renuncia del diputado.

Además de los errores técnicos o las zancadillas que inflige el azar, creo hay algo extra en todo esto: aunque estemos frente a un público, los usuarios de salas de reunión no dejamos de sentir, tal vez inconscientemente, que en casa podemos ser quienes en verdad somos. Ahora vemos que no: un error o un accidente pueden hacer público lo privado, así que bajo el manto de Zoom no podemos descuidarnos. Aguas.

Artículos Relacionados

Parábola del Duke

Jaime Muñoz Vargas

Abuelo de niño que mató a maestra en colegio de Torreón es ligado al narco de Argentina

Editorial

Cura argentino se suicida tras ser acusado de abusos sexuales a menores

Editorial
Cargando....