Portada Reportaje
Image default

Psiquiátrico Santa Lucía. Martes, 18:00.

-Pasa Juliana, acuéstate en el diván.

-¿Licenciada?

-Juliana, quiero que me cuentes tus sueños.

-¿Licenciada?

-Dime, Juliana.

-No soy Juliana esta tarde, Juliana está llorando.

-¿Qué le hiciste?

-(Ríe) Le corté las orejas…

-¿Por qué?

-No quiere escucharme, así que se las quité.

-¿No quiso escucharte?

-No. Oiga Licenciada: ¿usted no puede decir nada de lo que le cuente aquí, verdad?

-No, pero dime, ¿quién eres ésta tarde?

-Diana.

-Pero si Diana tiene apenas tres meses, tú tienes ya quince años.

-No importa, Juli y yo somos muy amigas y me dejó usar su edad. Mire, tengo que decirle algo importante Licenciada: yo y Juliana estamos hartas de mamá, ya no la queremos con nosotras.

-Pero Diana…

-¡No!, no queremos oírla, ya tomamos la decisión. Mamá es mala y no la queremos.

-¿Juliana quiere hacerlo?

-Sí, ambas la odiamos.

-Diana, ¿podrías dejarme hablar con tu madre?

-No, sabemos que le va a decir.

-No podría niñas, mis labios están sellados. Sólo quiero, ya saben, despedirme antes de que lo hagan.

-Bueno, pero le advierto Licenciada… (Suspira).

-¿Señora Carmen?

-Sí… dígame, Doctora…

-Necesito que se tome los antipsicóticos inmediatamente señora. Sus hijas quieren asesinarla.

Cargando....